POR LA AUTOPISTA DE LA INFORMACION

10 02 2010

POR LA AUTOPISTA DE LA INFORMACION
– Marintaler en Nettby


Saliendo del área de descanso mi mente no paraba de pasarme información estructurada. Más seguí adelante…, donde encontré dos poblaciones interesantes antes de llegar a mi destino. La primera, “de la efectividad a la grandeza”, de Stephen R.

Miércoles, 10 de febrero de 2010, 10:50 – marintaler

Covey; y “el cuadrante del flujo de dinero”, de Robert Kiyosaky, la segunda. Debo confesar que ésta segunda lectura, a pesar de haberla repasado ya dos veces, no acabo de comprenderla; es decir, no acabo de asimilarla ni, mucho menos, ponerla en práctica. Lo único que he podido sacar en claro de ésta segunda lectura es su mensaje: “poner a trabajar el dinero para tí”. Pero recalco que no acabo de encajar la estructura del cuadrante en sí, en cuanto a ciclo se refiere; es decir, comprendo que un bien raíz no es activo, sino pasivo porque mantenerlo requiere gastos. Ahora bien, por lo densa que es la lectura de Kiyosaki la dejaré para más adelante. También tengo entendido que Kiyosaky publicó una obra junto con el magnate Donald John Trump; pero es más conocido por “Padre Rico, Padre Pobre”.

Así, centrémonos ahora en Covey y dejemos a Kiyosaky para más adelante. Stephen R. Covey es también autor de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” y aquí tendremos en cuenta su “8º Hábito”. En este sentido, cabe considerar a groso modo y estricta síntesis apretada, lo que encierra su dedicatoria: “A los humildes, los valientes y los ‘grandes’ que nos enseñan que el liderazgo no es una posición, sino una elección”.

Entrando de lleno al tema, pues, Covey nos orienta en diferentes parámetros:

1. Encontrar una voz propia.
2. Inspirar a los demás para que encuentren su voz.
3. Modelar y encontrar caminos.
4. Alinear y facultar.
5. La era de la sabiduría.
6. Apéndices:

a) El desarrollo de las cuatro inteligencias / capacidades: una guía práctica para la acción.
b) Repaso bibliográfico a las teorías del liderazgo.
c) Afirmaciones representativas sobre liderazgo y administración.
d) El alto precio de la desconfianza.
e) Implementar las cuatro disciplinas de ejecución.
f) Resultados del xQ.
g) Otra vez Max & Max.
h) El Método Franklin Covey.

Hay un tema de Covey en el “8º Hábito” que me llama la atención referente a la sabiduría. Intentaré abordarlo y dejo para el lector su propio enfoque sobre el libro.

Por lo que hace al tema, “La era de la sabiduría” (Covey, 2004, p. 303 y ss.), tenemos lo que el autor denomina “el punto álgido”, que consiste en servir a los demás porque se dan las circunstancias de una lección de humildad. Con cada cambio intemporal se está transformando nuestra educación. Con suerte, para mantenernos al día en la era de la sabiduría, sabemos que la información no es la sabiduría. Nuestro saber está en un nivel, pero tendría que estar mucho más allá de ese nivel si deseamos abordar el tipo de cuestiones que deseamos tratar. Esto es muy traumático emocionalmente porque ponemos el corazón y la mente en un enfoque filosófico en vez del científico que finalmente acabamos por tomar. La combinación de la formación filosófica informal recibida es insuficiente: esta es una lección de humildad que es el origen de muchas de las cosas que aprendemos y comprendemos durante los años siguientes. Finalmente aprendemos que cuanto más sabemos, más sabemos que no sabemos o como diría Will Durant: “La educación es un descubrimiento progresivo de nuestra propia ignorancia”. A medida que nuestro saber aumenta, ¿qué pasa con nuestra ignorancia? Evidentemente también aumenta o por lo menos la conciencia de nuestra ignorancia aumenta. Así pues, cuanto más se sabe, más se da uno cuenta de que no sabe. ¿Qué pasaría si intentase alcanzar objetivos que estuviesen más allá de tu saber? Esto crearía auténtica humildad y de pedir ayuda a los demás. Trabajar con éxito con los demás hace que el saber y las capacidades de uno sean productivas y requiere la creación de un equipo complementario de gente que posea el saber y las capacidades que sirvan de compensación para hacer irrelevantes la ignorancia y los puntos débiles individuales. Así es como debería ser. Esta conciencia debería aumentar nuestro compromiso con un aprendizaje tutelado constantemente, sobre todo en temas tan cruciales como el desarollo personal, las relaciones y el liderazgo. Con todo lo anterior, el autor concluye con esta sentencia: “cuando la información y el saber están ligados a objetivos y principios dignos, se tiene sabiduría”.

Anuncios

Acciones

Information

One response

3 04 2011
LOS SENTIMIENTOS NO SIEMPRE LÓGICOS. UNA REFLEXIÓN SOBRE INTELIGENCIA EMOCIONAL « Coaching Instantáneo Autoayuda ®

[…] cabe la sospecha de que todos estén mejor dotados que uno. Siempre habrá un motor más potente por la autopista de la información. Para solventar esto, para ser el más potente, nada mejor que dejar de discutir y pelear por la […]

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: