EL EXITO Y LA PROSPERIDAD

19 02 2010

EL EXITO Y LA PROSPERIDAD – Marintaler en Nettby

Jueves, 18 de febrero de 2010, 23:44, lecturas: 0 – marintaler 52

La riqueza debe ofrecernos un verdadero valor: que el dinero trabaje para nosotros y no nosotros para el dinero. Las cosas están hechas para los humanos y no los humanos para las cosas.  Más de una vez en tu vida has ganado.

Regodéate en esos momentos y cultívalos: la prosperidad es un hecho, usando el poder del pensamiento creativo y la ley de la atracción en tres pasos:

1.- Tú crees que puedes y sabes que puedes.

2.- En virtud de la ley de atracción llegan a ti las ideas que deseas para ti y te sentirás con fuerzas suficientes para llevarlas a cabo y lograrlas retomando incluso algunas ideas que habías dejado atrás en el camino al éxito.

3.- Pones en marcha esas ideas para lograr tus objetivos. Hay que trabajar con mentalidad ganadora al estilo de Donald Trump, mirando en las cosas su vertiente positiva. Así que, cada vez que tengas un pensamiento negativo o te ocurran cosas negativas, transfórmalo en positivo. Cada vez que tropieces levántate hasta vencer.

En suma, las 8 conductas para el éxito y la prosperidad, son:

1) Toma partido por la abundancia, el dinero, la riqueza y la prosperidad.

2) Libera tu adicción a los conflictos.

3) Amístate con el concepto de riqueza y dinero.

4) Libera tu vida y tu hogar de las energías retenidas.

5) No hay ocasión más especial que la vida.

6) Las rebajas y las promociones no te favorecen.

7) Proyéctese a la riqueza ofreciendo un verdadero valor al universo.

8) Mira siempre el lado positivo.

Vamos a explorar cada uno de ellas:

1) Toma partido por la abundancia, el dinero, la riqueza y la prosperidad.- Un ejemplo sencillo es el gigante Google respecto a las empresas pequeñas que le critican, pero que sus informáticos desearían formar parte del gigante estadunidense. Otro ejemplo más allegado a nuestra sociedad, generalizado, consiste en menospreciar a los ricos pero deseamos tener su riqueza. Así que, el punto de partida es tomar partido por la abundancia en la riqueza. Debemos empezar a construir desde la riqueza hacia la riqueza, lo cual no evita que nos olvidemos de los que aún no lo son, porque tarde o temprano los pobres serán ricos.

2) Libera tu adicción a los conflictos.- A veces, también, tomamos partido por la gente más fuerte en un determinado momento en su vida. Esto ocurre porque pensamos que tratando mal a gente obtenemos más garantía de seguridad, cuando es justamente lo contrario: denota inseguridad. Hay mucha gente conflictiva en este mundo y que menosprecia a los demás: “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”. Por tanto, en caso de conflicto da la razón, pues no tiene más razón al que se la dan sino el que la da. Da porque tiene, mientras que el que recibe es porque no tiene.

3) Amístate con el concepto de riqueza y dinero.- No pienses que ser honrado es ser pobre, porque puedes ser rico y honrado si te lo propones. Muchos millonarios son generosos, ya sea porque desgrava en su liquidación a Hacienda; pero son generosos a la hora de favorecer causas olvidadas para el mundo opulento. Porque ¿cómo puedo reír en un mundo donde ocurren estas cosas? ¿Cómo puedo sonreír mientras hay personas muriéndose de hambre? ¿Cómo puedo sonreír mientras la opulencia del primer mundo se burla de los hambrientos? ¿Cómo puedo sonreír en un mundo donde ocurren estas cosas? ¿Cómo puedo sonreír…? Si deseas cambiar todo esto debes cambiarte a ti mismo. ¿Cómo? Transformando tus pensamientos. Eres lo que íntimamente deseas ser. Ni más ni menos. Puedes ser rico y generoso, compasivo y desprendido a la vez. Depende de ti.

4) Libera tu vida y tu hogar de las energías retenidas.- Despréndete de cosas inútiles. ¿Para qué acumular cacharros u objetos que a otros les puede hacer felices? ¿Habéis visto la cara de felicidad que ponen y lo contentos que están? El que está parado sobre la basura sabe que esa es la verdadera vida: la felicidad. ¿Más podemos ayudarles a ser más felices? ¿Podemos propagar nuestra riqueza para que también ellos sean felices? ¿Cuánta ropa que no necesitas puede abrigar en estos tiempos de tanto frío? Dar es un acto de energía muy poderoso y abres espacio en tu vida a la prosperidad. Cuanto más das más tienes. Al fin y al cabo todos somos humanos y nadie es más humano o menos humano por su condición de pobre o rico.

5) No hay ocasión más especial que la vida.- Si compraste una vajilla, úsala también para tu propio provecho. ¡Eres lo más especial del universo por el mero hecho de estar vivo! Da pequeños empujoncitos para tu vida pues tú estás en primer lugar. Si no aprendes a amarte a ti mismo, ¿Cómo puedes amara a los demás? Así que alinea tu vida hacia la prosperidad: todo en la vida se logra en base a trabajo y esfuerzo, pero también de disfrutar de esas pequeñas cosas que te hacen feliz cada día. No se trata de estrenara cada día, sino tener todos los días el placer de vivir. Y da gracias a Dios por ello.

6) Las rebajas y las promociones no te favorecen.- ¿Has visto a alguna persona rica en las rebajas? Tu estilo de consumo de rebajas hace que al final termines gastando más antes de darte cuenta. Lo que parece aún más perjudicial. Debes administrar tu dinero de manera que el dinero trabaje para ti: gasta menos de lo que tienes cada día y siempre tendrás dinero en abundancia en tus bolsillos. Y sobre todo no compres nada que no puedas comprar: no acudas al crédito para conseguir lo que desees, porque caerás en una espiral de deudas difícil de asumir y controlar. Compra sólo aquello que te permita tu efectivo y no consigas lo demás, hasta tener dinero suficiente para ello. Siempre compra lo mejor y educa a tus hijos en los mejores colegios. Concentra tu dinero en lo verdaderamente útil. Si no es así, si no sabes administrar tu dinero, pronto estarás en tu punto de partida.

7) Proyéctese a la riqueza ofreciendo un verdadero valor al universo.- “Lo que viene por agua, por agua se va”. Lo que no te ha costado obtener no tiene valor. Inculca en tus hijos el concepto de valor. Da credibilidad a las cosas que cuestan, porque ellas te darán satisfacción. Y cuanto más te ha costado conseguirlas, más valor tiene para ti. Y acepta, comparte y lleva acabo tus ideas de prosperidad, abundancia y éxito de una vez por todas: ahora. Lo lejano tampoco es instantáneo. Sé consciente de tu derecho a la prosperidad, el dinero y el éxito. Encuentra tu justo equilibrio. La prosperidad es un hecho. Si no, mírate a ti mismo todo lo que has progresado, conquistado y obtenido en la vida por el mero hecho de existir. Aquellas cosas que viviste en tu día como un sueño, hoy son realidad. La costumbre es el éxito: el éxito es un hábito: el hábito del éxito. Adquiere tus cosas mediante propio esfuerzo: nadie da nada gratis ni duros a cuatro pesetas. No ambiciones nunca a más, sino alégrate y felicítate por cada nuevo logro que consigas en la vida. Congratúlate con ello y sé feliz. Obtienes aquello por lo que te has esforzado. Y, sobre todo, sé positivo y explota algún don particular para el bien de los otros.

8) Mira siempre el lado positivo.- Los expertos en prosperidad son positivos. Es bien cierto lo señala la autora, “Las personas que ven lo positivo tienden de manera natural a obtener resultados excepcionales en sus vidas”. Es la filosofía del medio vaso lleno. Desde pequeños aprendimos a caer y a levantarnos, y siempre miramos el lado positivo de las cosas porque nos dimos cuenta, a edad muy temprana que cuanto más crecíamos más nos reíamos de los inconvenientes que nos parecían magnificados antes. Y entendimos que le paso del tiempo todo lo cura y nos dimos cuenta que la solución pasa por la comprensión de las cosas, dando lo mejor de ti mismo para los demás que son a los que nos debemos según el alcance de tus acciones, poniéndote en el lugar de la otra persona: “Has para los demás lo que deseas para ti”. Si debes recoger positivo has de sembrar positivo.

¡Un cordialísimo saludo!

Marintaler

CLUB DEL EXITO

ELIANA EL: “8 Conductas para el éxito y la prosperidad”

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: