LA LLAVE MAESTRA TRANSPARENTE

25 02 2010

LA LLAVE MAESTRA TRANSPARENTE
– Marintaler en Nettby


¿Cómo está interaccionado el Universo? “Tal como es arriba, es abajo; tal como dentro, fuera” [Piedra de Rosetta, 756 Kg o tres cuartos de tonelada]. Si descubrimos el Universo, al propio tiempo nos descubrimos a nosotros mismos. Y viceversa.

Thursday, 25 de February de 2010, 12:35, lecturas: 4 – marintaler 52

Armonía significa equilibrio entre las proporciones de asumir nuestro propio valor y tomar la responsabilidad exacta de nuestros pensamientos como reconocimiento de nuestra verdadera esencia. Somos parte del Universo; pero también somos microcosmos. En el despertar a la realidad por nuestro proceso evolutivo, podemos elegir libremente hacer lo mejor posible en nuestro acontecer diario.

Traemos a colación al efecto el que la piedra de Rosetta contiene un texto en tres tipos de escritura (jeroglífico, demónico y griego uncial) y su gran importancia radica en haber sido la pieza clave o llave maestra para comenzar a descifrar los jeroglíficos de los antiguos egipcios.

El texto escrito en griego antiguo comienza así: “El nuevo rey, habiendo recibido el reino de su padre…”. Narra una sentencia de Ptolomeo V, describiendo varios impuestos que había revocado, ordenando además que la estela se erigiese y que el decreto fuese publicado en el lenguaje de los dioses (jeroglíficos) y en la escritura de la gente (demótica). Los franceses, tras la pérdida de Waterloo y antes de ceder la piedra de Rosetta a los británicos, hicieron copia de su contenido que vino a determinar hasta la fecha exacta de la creación del Universo.

El secreto de la piedra Rosetta, durante siglos, se basa en generaciones de eruditos que intentaron sin éxito desentrañar los misterios de una de las civilizaciónes más antiguas del mundo: el antiguo Egipto. Todos estos intentos topaban con un obstáculo casi insalvable, y es que desde el siglo IV, cuando los últimos restos del paganismo fueron barridos por la incipiente religión cristiana, nadie había sido capaz de leer las antiguas escrituras egipcias. A esta escritura se le llamó “jeroglífica“, procedentes de palabras griegas que significan “escrituras sagradas”.

El Antiguo Egipto fue una de las grandes civilizaciones del mundo que tuvo su erudicción en los jeroglíficos como solución a sus misterios, más allá del orgullo personal de los Faraones. Los misterios de Egipto, basados en la piedra Rosetta, son extraordinarios y miles de años los contemplan. Los jeroglíficos de la piedra Rosetta estaban en la parte superior. Y los tres textos siginifican lo mismo, con lo cual traduciendo el griego se traducirían los otros dos hasta entonces ilegibles o en el campo del misticismo.

Entonces se llegó a calcular por el aún niño Jean-François Champollion, disciplinado en lenguas antiguas, la edad del mundo basado en las edades de las generaciones del Génesis (Capítulo V) en 4377 años. Más, como cada civilización, egipcia, china o azteca, tenía su propio calendario basado en la posición del Sol, los calendarios cambian; y lo que para los chinos o mayas es un determinado año, para los julianos o gregorianos es otro. Aunque el calendario sea una cuenta sistematizada del transcurso del tiempo utilizado para la organización cronológica de las actividades y sus símbolos se utilizan para comunicar ideas que pretenden un anclaje en el tiempo: como cuando ponemos una actividad en la agenda.

Más, si el propio tiempo es relativo, ¿cómo viaja la luz? En cierto sentido, la luz viaja por sí misma sólo a través del vacío existente. La velocidad de la luz en el vacío es por definición una constante universal de valor 299.792.458 metros por segundo al cuadrado (unos 300.000 metros por segundo al cuadrado). O, lo que es lo mismo, 9,46-10 elevado a la 15ava potencia; segunda cifra que es usada para definir el intevalo llamado “Año Luz”, que deviene una constante en el tiempo. ¿Entonces significa que podemos viajar a través de la Luz?

La velocidad a través de un medio que no sea el “vacío” depende de su permitividad eléctrica y pearmibilidad magnética y otras características electromagnéticas. O sea, también de ondas electromagnéticas. En medios materiales, esta velocidad es inferior a la “c” de Einstein y queda codificada en el índice de refracción, esto es, en un medio homogéneo, la medida que determina la reducción de la velocidad de la luz al propagarse por un medio; es decir, de forma más precisa, “índice de refracción” es el “cambio” de la fase por unidad de longitud, esto es, el número de onda en el medio (k) será “n” veces más grande que el número de onda cuyo índice se calcula y se trata de un valor “adimensional” (esto es, que carece de magnitud física asociada, aquellas que no tienen unidades: por ejemplo, la cantidad de objetos de un conjunto o bien un “Punto” en el plano tridemensional del microcosmos o en el espacio tetradimensional).

En la actualidad, la mayor parte de los calendarios tienen por referencia el ciclo que describe la Tierra alrededor del Sol y se denominan calendarios solares. El calendario sideral se fundamenta en el movimiento terrestre respecto de otros astros diferentes al Sol. Así, en modificaciones del vacío más sutiles, como espacios curvos, efecto Casimir, poblaciones térmicas o presencia de campos externos, la velocidad de la luz depende de la densidad de energía de ese vacío. De ahí que se diga que la luz rompe las tinieblas por doquier.

En la cosmología moderna, el origen del Universo es el instante en que apareció toda la materia y la energía que tenemos actualmente en el universo como consecuencia de una gran explosión. Esta postulación es abiertamente aceptada por la ciencia en nuestros días y conlleva que el Universo podría haberse originado hace entre 13.500 y 15.000 millones de años, en un instante definido. En la década de 1960, el astrónomo estadounidense Edwin Hubble confirmó que el Universo se estaba expandiendo, fenómeno que Albert Einstein con la teoría de la relatividad general había predicho anteriormente. Existen diversas teorías científicas acerca del origen del universo. Las más aceptadas son la del Big Bang y la teoría Inflacionaria, que se complementan. Este impulso, en un tiempo tan inimaginablemente pequeño, fue tan violento que el universo continúa expandiéndose en la actualidad. Se estima que en solo 15 x 10 elevado a -33 segundos ese Universo primigenio multiplicó sus medidas por 100. Es la teoría inflacionaria, que no niega la creación del Universo por Dios; sino sólo valora su expansión.

Según la “Teoría Inflacionaria”, en la comunidad científica tiene una gran aceptación propuesta por Alan Guth en los años setenta, que intenta explicar los primeros instantes del Universo. Se basa en estudios sobre campos gravitatorios fortísimos, como los que hay cerca de un agujero negro. Supuestamente nada existía antes del instante en que nuestro Universo era de la dimensión de un punto con densidad infinita, conocida como una singularidad. En este punto se concentraban toda la materia, la energía, el espacio y el tiempo. Según esta teoría, lo que desencadenó el primer impulso del Big Bang es una “fuerza inflacionaria” ejercida en una cantidad de tiempo prácticamente inapreciable. Se supone que de esta fuerza inflacionaria se dividieron las actuales fuerzas fundamentales.

Entonces, ¿cómo se formó la materia? La teoría del Big Bang consiste en que el Universo que antes era una singularidad infinitamente densa, matemáticamente paradójica, en un momento dado explotó y liberó una gran cantidad de energía y materia separando todo hasta ahora. El Universo después del Big Bang comenzó a enfriarse y a expandirse, este enfriamiento produjo que tanta energía comenzara a estabilizarse. Los “protones” y los “neutrones” se “crearon’” y se estabilizaron cuando el Universo tenía una temperatura de 100.000 millones de grados, aproximadamente una centésima de segundo después del inicio. Los “electrones” tenían una gran energía e interactuaban con los neutrones, que inicialmente tenían la misma proporción que los protones, pero debido a esos choques los neutrones se convirtieron mas en protones que viceversa. La proporción continuó bajando mientras el Universo se seguía enfriando, así cuando se tenía 30.000 millones de grados (una décima de segundo) había 38 neutrones por cada 62 protones y 24 a 76 cuando tenía 10.000 millones de grados (un segundo). Lo primero en aparecer fue el “núcleo” del deuterio, casi a 14 segundos después, cuando la temperatura de 3.000 millones de grados permitía a los neutrones y protones permanecer juntos. Para cuando estos núcleos podían ser estables, el universo necesitó de algo más de tres minutos, cuando esa bola incandescente se había enfriado a 1.000 millones de grados. En Bioquímica se explica el origen de la materia o especie humana en las amebas, como llave maestra que abre todas las puertas de la ciencia médica.

Pero, ¿cómo se formaron los núcleos y átomos? Por la nucleosínteis primordial, algo más de cuatro minutos bastaron para que los núcleos de hidrógeno (protones) y los núcleos de deuterio pudieran fusionarse en un núcleo de helio. Las altas temperaturas no permitían que éstos núcleos pudieran capturar aún electrones. Cuando el universo tenía algo más de 30 minutos (a una temperatura de 300 millones de grados), la materia estaba en estado de plasma, o sea, ambos núcleos podían coexistir con electrones libres. Éste estado podemos encontrarlo en el interior del Sol. Según Einstein, un átomo es escindible y tiene un núcleo compuesto por protones, electrones y neutrones. Es la escisión del núcleo del átomo que produce la energía atómica con diverso uso.

A pesar que tantos hechos ocurrieron en un tiempo relativamente corto,en relación con la edad del universo, éstos continuaron así hasta que la temperatura bajó lo suficiente para que núcleos atómicos puedan capturar electrones, casi 300 mil años después a una temperatura de unos 6 mil grados parecida a la superficie actual del Sol. Junto con esto los primeros fotones pudieron atravesar átomos de materia sin tener perturbaciones, hecho que produjo que el Universo sea transparente. La materia y esta radiación necesitaban dejar de ser uno solo para poder formar lo que hoy conocemos como estrellas y galaxias, para esto se necesitaron no menos de un millón de años a partir de ese gran inicio.

¿Y qué pasó con la materia oscura? Formalmente para que todo lo expuesto aquí pueda ser válido, los científicos necesitan de una materia adicional a la conocida (o más propiamente vista) por el hombre. Varios cálculos han demostrado que toda la materia y la energía que conocemos es muy poca en relación a la que debería existir para que el Big Bang sea correcto. Por lo que se postuló la existencia de una materia hipotética para llenar ese vacío, a la cual se la llamo materia oscura ya que no interactúa con ninguna de las fuerzas nucleares (fuerza débil y fuerte) y ni el electromagnetismo, sólo con la fuerza gravitacional.

La gravedad es una aceleración resultante de la suma vectorial de dos aceleraciones: por una parte, y de acuerdo a la ley de gravitación universal, la aceleración debida a la atracción mutua entre el planeta o satélite y el cuerpo considerado, y por otra parte la aceleración centrífuga debida a la rotación del planeta o satélite. Se la designa con la letra “g”, y es aproximadamente constante en la superficie del planeta o satélite.

En consecuencia, la gravedad va a depender de:

– La distancia hasta el centro del planeta o satélite, es decir, su altura;
– De su latitud, ya que la intensidad y la dirección de la aceleración centrífuga varía entre el ecuador y los polos: es máxima en el ecuador y nula en los polos;
– Y de la homogeneidad del planeta o satélite.

Tiene relación con la fuerza que se conoce como peso. El peso es la fuerza con que es atraído cualquier objeto debido a la aceleración de la gravedad, que actúa sobre la masa del objeto. De acuerdo a la segunda ley de Newton, tenemos que: P = mg. Lo que se acerca a la fórmula de Einstein. En otros planetas o satélites, el peso de los objetos varía si la masa de los planetas o satélites es diferente (mayor o menor) a la masa de la Tierra. Los efectos de la gravedad son siempre atractivos, y la fuerza resultante se calcula respecto del centro de gravedad de ambos objetos (en el caso de la Tierra, el centro de gravedad es su centro de masas, al igual que en la mayoría de los cuerpos celestes de características homogéneas).

La gravedad tiene un alcance teórico infinito, sin embargo, la fuerza es mayor si los objetos están cerca uno del otro, y mientras se van alejando dicha fuerza pierde intensidad. La pérdida de intensidad de esta fuerza es proporcional al cuadrado de la distancia que los separa. Por ejemplo, si se aleja un objeto de otro al doble de distancia, entonces la fuerza de gravedad será la cuarta parte.

Se trata de una de las “cuatro fuerzas fundamentales” observadas en la naturaleza, siendo la responsable de los movimientos a gran escala que se observan en el Universo: La órbita de la Luna alrededor de la Tierra, la órbita de los planetas alrededor del Sol, etcétera. El término «gravedad» se utiliza también para designar la intensidad del fenómeno gravitatorio en la superficie de los planetas o satélites.

Por lo demás, desde la época del Imperio Antiguo los jeroglíficos egipcios fueron un “sistema” de “tres tipos básicos”: jeroglífica, hierática y demótica. Cuatro fuerzas fundamentales más tres tipos básicos. Por extensión también, se ha dado el nombre signo jeroglífico a algunos de los grafemas de la escritura cuneiforme y otras. La razón está en que esos pocos signos no usarían el principio fonético, sino el principio ideográfico de representación de la escritura de una lengua hablada. Los exégetas cifraron en 2349 A.C. como fecha del Diluvio Universal o fecha de creación del mundo, el origen exacto del Universo. Y la personalidad de TUK ANK AMON encontraba su armonía rindiendo culto a ATOM desde su niñez, el único Dios permitido. El dios ATOM irradia como Sol en la mitad del reinado de Akenaton, mientras el misterio del Universo sigue allí, enclavado en la piedra de Rosetta.

¡Un cordialísimo saludo!

Marintaler
CLUB DEL EXITO
Horta, Barcelona

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: