Liderazgo en acción

24 09 2015

LIDERAZGO HUMANISTA Y PROACTVO

La acción personal

Los seres humanos somos centros de libertad. De hecho hay tres tipos de aprendizaje en lo que estaos determinados por la naturaleza de ser humanos: uno, motivación extrínsica (motivan la acción desde fuera de la persona); dos, motivación intrínsica (motivan la acción desde dentro de la persona); y tres, motivación transcendental (motivan la acción desde dentro de la persona en aras a un beneficio para otra persona).

Toda persona tiene estas tres clases de necesidades: materiales (motivación extínsica), cognitivas (motivación intrínsica) y afectivas (motivación transcendental). La completud de estas tres capacidades determinan en el ser humano la motivación integral, esto es, la motivación efectiva o capacidad de dirigir equipos.

Ahora bien, para llevar a cabo la motivación efectiva en los tres niveles básicos, un líder necesita: a) escoger un motivo u otro mediante una determinada decisión que satisfaga a las partes (tarea nada fácil); y b) filtrar la acción de los conflictos interemocionales (los que ponen un tipo de necesidad frente a otra: por ejemplo, una necesidad material contra otra afectiva).

Si la motivación es efectiva, hablamos de valores en acción (motivación suprema de Viktor Frankl): cumplimiento pleno del corazón.

EL LIDERAZGO HUMANISTA

El liderazgo humanista está centrado en las personas (motivos en acción). Se refiere la medida en que la persona ha aprendido a favorecer un tipo de motivos respecto a los demás, o a valorar todos los motivos. Es el requisito esencial para la competencia personal, profesional y empresarial. Es el aprendizaje que posibilita al decisor evaluar correctamente los valores reales que le llevan a resultados concretos relevantes para los demás (motivación transcendental).

La organización, al incentivar a los partícipes o socios a resolver sus conflictos interemocionales de una manera u otra, son: a) conocimiento y capital humano (capacidades y carácter de mi gente o equipo); b) competencia distintiva (destacar del rebaño: competencias aprendidas y capacidades de mi gente o equipo); y c) capacidad de producir la cooperación o movimiento de personas (lealtad y compromiso de mi gente o equipo).

En definitiva, que si en nuestra realidad cotidiana ante conflictos interemocionales nos dejamos llevar en nuestras decisiones por el círculo reactivo (espontáneo, de la campanilla de Pavlov que hace segregar saliva hacia lo atractivo de la acción), cada vez seremos más esclavos de nuestros propios gustos, tengamos riqueza o pobreza (sobre gustos no hay nada escrito, pero al gusto también hay que educarlo). Es lo que se denomina aprendizaje negativo o círculo vicioso (el círculo del “tener”: poder, fama, cosas materiales) del incapaz de cambiar su situación. El círculo alternativo es el del aprendizaje positivo o círculo virtuoso.

El aprendizaje positivo o círculo virtuoso es un proceso anclado en el “ser”, teniendo las cosas como medios (tú vales más que todo el oro del mundo). Se trata de postergar satisfacciones actuales por un cambio interior que permite disfrutar de niveles superiores de efectividad y satisfacción en el futuro (si tengo una moneda y me la gasto, mañana cuando me den otra moneda tendré sólo una; pero si no me la gasto, tendré dos).

Así, el proceso se humaniza con temple necesario en madurez efectiva, esto es, que a medida que voy avanzando en la vida adquiero una serie de habilidades que me acercan a un modelo completo de persona, según la cual, actúo en consecuencia e interiorizo ese modelo, lo que desarrolla mi afectividad.

La pregunta es: ¿cómo ayudar a otras personas a ser mejores personas y más efectivas? Es decir, ¿cómo desarrollar la capacidad de afecto en personas que la tiene bajo mínimos en algún momento de sus vidas?

La respuesta pasa por potenciar tres ámbitos de acción: uno, desarrollar la voluntad (la capacidad de querer); dos, desarrollar la acción (la capacidad de hacer); y tres, desarrollar las emociones (la capacidad de sentir).

En definitiva, las etapas del proceso para el desarrollo afectivo son, pues, las siguientes: capto el valor del otro emocionalmente (edificación); quiero efectivamente hacer algo (modelaje); lo hago influir en mis decisiones (le acompaño); lo hago operativo (que tome acción y lo haga por sí mismo); y, como consecuencia, crece mi virtud y mi sentimiento (creo que lo puedo hacer); es decir, me humanizo.

A su vez, durante el proceso de modelaje, se pone en marcha el principio de reciprocidad en las relaciones humanas y la otra persona empieza a cambiar su actitud ante la vida -obtiene resultados- y ante la persona que la modela para cambiar la relación oer una de mayor confianza y seguridad en sí mismo (duplicación en otros distintos a mi organización, que se duplica a su vez hasta el infinito en las demás organizaciones que penden de mí).

Para alcanzar ésto, es necesario organizar mi agenda como organizo mi vida. Quiere decirse, que puedo comenzar a gobernar con mayor autonomía. Como diría Henry Kissinger, no hay nada más frustrante en la vida que fijarse un objetivo, que pase el tiempo y no alcanzarlo. Se trata de llenar cada minuto con sesenta intensos segundos (Rudyard Kippling).

Entonces, ¿qué parte del problema está en mí? Falta de organización personal, confusión de las prioridades (urgente, importante), escasa delegación en los colaboradores o socios, exceso de optimismo al apreciar mis habilidades y potencial de trabajo, poca puntualidad y control del horario, dilación de decisiones importantes, precipitación…

Se trata ahora de proponer metas alcanzables en cada una de estas áreas para el próximo mes de octubre de 2015, a fin de poder hacer planes realistas para conseguirlos. Es el momento de poner racionalidad en el asunto. Reflexionar en lo que es factible y en los cómo. Todo ello requiere un mayor autoconocimiento, saber decir que no a algunas demandas, renegociar plazos, etcétera. Y una vez pasada la crisis que puede ser recurrente, ¿a qué debo dedicar tiempo porque es relevante para el nosotros, cerrándolo en mi agenda antes que lleguen otros compromisos?

Hay una serie de actividades de prevención (actividades de CP, de Covey; que son las que nos posibilitan las capacidades de ser productivos y tienen que ver con nuestra naturaleza física y espiritual): al tiempo, tiempo le pido; y el tiempo, tiempo me da; y el mismo tiempo me dice que me desengañará. El re-crear el futuro es arduo y emocionante porque nos da visión, perspectiva, menos crisis, una mayor calidad de vida y la posibilidad de convertirnos en verdaderos líderes personales, profesionales y empresariales. Es decir, de convertirnos en personas íntegras y confiables (predecibles) que buscan su equilibrio personal y, por ende, facilitar el de los demás.

Las distintas estaciones de la vida requieren esfuerzo y lucha para vencer las dificultades que la vida a diario nos presenta. El liderazgo de equipo actúa como auténtico líder de otros equipos empujándoles en la consecución de mejores resultados para el conjunto de la compañía. Si yo digo, por ejemplo, mi equipo será el más grande, el mejor estructurado y con mayores beneficios en la compañía, estoy despertando la sensibilidad de otros equipos en el sentido de que ellos también pueden hacer lo mismo como equipo; pero también expreso mi convicción. Con lo cual, lo propio es referirse a liderazgos.

EL LIDERAZGO PROACTIVO

Las vías de reflexión que determinan el nivel competencial del liderazgo proactivo se centra principalmente en: la gestión y el desarrollo personales y la acción personal, como raíces que posibilitan la integridad y la proactividad desde el autocontrol.

En el terreno de la acción personal la ausencia de avance implica un retroceso de la persona para mejorar, aprender y desarrollar sus habilidades. La actitud ante la propia vida puede ser un poderoso motor para dirigir las emociones (Daniel Goleman).

Cualquier cambio, por pequeño que sea, implica al equipo en sus hábitos conductuales en cinco grupos de habilidades: 1) conciencia de sí mismo (reconocer nuestras propias emociones); 2) autocontrol (ser capaces de autoregularnos); 3) automotivación (ser proactivos ante las más diversas situaciones); 4) empatía (reconocer las emociones de los demás); y 5) habilidades sociales (manejar adecuadamente nuestras relaciones con los demás).

Por tanto, el coeficiente intelectual no es la base para un verdadero liderazgo. Cabe, por ende, la calidad de relación conmigo mismo (inteligencia intrapersonal) y con los demás (inteligencia interpersonal). Así, la eficacia del líder está relacionada con la posesión de dichas inteligencias.

Es más, ya Stephen Covey apuntaba a dos grupos de hábitos existentes en las personas con resultados exitosos: uno, ser proactivo (empezar con un fin en la mente y hacer primero lo primero); y dos, el paradigma del nosotros (win to win mediante sinergias, esto es, buscar no ser comprendido sino comprender).

Finalmente, podemos afirmar que proactividad es aquel conjunto de habilidades que se requieren adquirir como consecuencia del esfuerzo consciente de hallar la libertad frente a cualquier estímulo (en contraposición con la tesis de Pavlov de respuesta automática -la campana-). Esto es, que entre el estímulo interno y la respuesta externa está la libertad para cambiar esa respuesta. De ahí, el cambio.

Así, por ejemplo, un excelente modo de descubrir cuan proactivos somos (vs reactivos a lo que pasa en nuestro entorno -campanilla de Pavlov-) es preguntarnos a qué dedicamos nuestro tiempo libre (energía). Entonces descubrimos toda una serie de energías que están ahí y han estado siempre sin que hasta la fecha supiéramos de sus existencia: la salud, los hijos, la inflación, el hambre en el mundo… (círculo de preocupación de Covey).

Ahora bien, si en vez de preocuparnos nos ocupamos el cambio se produce: revisamos las cosas que están dentro de ese círculo de preocupación notamos que en algunas de ellas tenemos control real y en otras no. Entre las cosas que tenemos control real centramos nuestros esfuerzos. En otros términos, las personas proactivas centran sus esfuerzos en el círculo de influencia real. As´, por ejemplo, Teresa de Calcuta.

Entonces, como consecuencia de la energía que le imprimen a sus cosas, las personas proactivas amplían su círculo cada vez más, con lo cual, los temas que pertenecen al círculo de preocupación disminuyen. En el caso de Teresa de Calcuta, su preocupación original era acoger a los desamparados. Una vez realizada esta gestión, su preocupación fue tener un centro donde poder amparar a más personas. Cuando amparó a más personas, su preocupación fue no malgastar el agua.

Así, el círculo de influencia en Teresa de Calcuta está en el “ser” (puedo ser más paciente, puedo ser más cariñosa, puedo ser más sensata, puedo ser más creativa…, puedo ser más cooperativa). Por tanto, el problema no está ahí fuera, sino dentro de nosotros. De nosotros ha de surgir esa llama que inunda nuestro ser y le desborda. Hemos de centrarnos en lo que es factible en cada momento. Para guiar este esfuerzo, es necesario encaminar el mejorar nuestro desarrollo personal, cono diría Marco Aurelio: Señor, dame valentía para cambiar aquello que debo cambiar, paciencia para aceptar lo que no puedo cambiar y, sobre todo, sabiduría para distinguir lo uno de lo otro.

Conclusiones

1) Liderazgo humanista. La esencia misma del liderazgo se distingue por su capacidad de conducir (to lead) en la consecución de unos objetivos. Liderar es ayudar a otros a alcanzar sus objetivos en el necesario encaje entre la respuesta individual y la organizacional. El liderazgo nos implica a todos, con lo cual, el liderazgo humanista se ejerce desde la persona y va dirigido a las personas. La empresa es una realidad humana.

En este sentido, caben cinco características a tener en cuenta en el liderazgo humanista: una, el liderazgo lo ejercen personas de carne y hueso; dos, los buenos líderes conocen sus cualidades como personas, por tanto, tienen un alto grado de autoconocimiento; tres, requiere de capacidad de enseñar a los demás mediante el modelaje, así como la capacidad para ilusionar a la gente a través de la motivación vinculada al liderazgo; cuatro, capacidad de cambio, pues liderazgo y cambio son capacidades intrínsicamente unidas; y cinco, el líder se sabe prescindible y trabaja por su prescindibilidad, por lo que su sentido de la responsabilidad le lleva a actuar de este modo.

2) Liderazgo proactivo. Por lo que hace al liderazgo proactivo, en síntesis apretada, caben siete reflexiones: una, el referente último del líder proactivo está enfocado en los clientes, los distribuidores y los desarrolladores del negocio (coherencia, que permite articular la teoría con la práctica); dos, llevar a la acción los principios que se defienden (convicción para luchar frente a circunstancias adversas); tres, se gana la autoridad moral cuando la coherencia y la convicción hacen migas a largo plazo (credibilidad); cuatro, permite influir en las personas del entorno (confianza; una persona íntegra y honesta tiene coherencia, convicción y confianza); cinco, saber escuchar muy bien; la confianza permite una comunicación fluida en cadencia y tempo muy bien medidos (comunicación); seis, el liderazgo sólo se ejerce desde el compromiso; aglutinar lealtades permite la coordinación, la coherencia y la unidad en la acción para el logro de las metas (compromiso es donde se manifiesta la coherencia de los principios y valores); y siete, el respeto a todo ser humano desde la ineludible exigencia personal, genera la conciencia bien formada en el respeto a la condición humana, pues la conciencia recta es un buen barómetro para medir las acciones (conciencia, algo sagrado y existente en todo hombre, que debe respetarse incondicionalmente).

Galardón 10 que te mereces porque sin ti nada de esto sería posible.

Muchísimas  gracias a todos y a todas por estar ahí y formar parte de este proyecto. Lo que me anima a seguir ofreciendo contenido de calidad.

 

likeable-blog-10-2x

BLOG STATS

  • 128,023 hits

  • CABE UNA REFLEXIÓN FINAL. La naturaleza de este negocio (redes de mercadeo) es ayudar a ayudar. Es vocación de servicio. Causar un impacto en la vida de miles de personas. El cambio comienza por ti. Sé que tu futuro está en ti.

Un abrazo de familia para toda la familia.

¡Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo para todos y para todas!

social17

qrcodeyoutube-channel-logo

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: