La vida es demasiado corta para no vivir tus sueños

28 10 2016

5

LA VIDA ES DEMASIADO CORTA PARA NO VIVIR TUS SUEÑOS

Haciendo eco de un interesante post sobre tu propósito de vida, que magistralmente desarrolla , me encontré con una cita de un autor anónimo: “Porque la vida es demasiado corta para no vivir tu sueño”.  Esto me motivó el presente post.

Daniel Vinyard lo expresa en estos términos: “La vida es demasiado corta para estar enojado todo el tiempo. No vale la pena”. Y en palabras de Ron White entendemos que “La vida es muy corta para las excusas, define tus metas y ve tras ellas”. A su manera, Paulo Coelho expresa: “El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños”. Steve Jobs, por su parte, entiende “Las 7 lecciones de vida y negocios aprendidas”.

Pero lo que poderosamente llamó mi atención de María Mikhailova sería algo más potente. La victoria por la supervivencia. Entiendo que el ser humano, aún ayudándose unos a otros, se motiva por la supervivencia. Para unos, la supervivencia es comer, para otros el poder vivir, el poder respirar, el sentirse libre… Pero no hay mayor emoción que ser ese cambio que permite la superación de cada milímetro de tu cuerpo por armonizar tu existencia. Y lo curioso del caso es, que ni siquiera nos damos cuenta.

Otro particular anhelo de la humanidad puede ser transcender, dejar un legado para las próximas generaciones. Pero no sabemos si las próximas generaciones querrán o no el legado que dejamos o prefieran fabricar el su propio, porque consideren el nuestro anticuado.

Obvia decir que este mundo todo tiene cabida. Lo que es bueno para unos, puede ser malo para otros. Y viceversa. Nadie está contento con lo que tiene, hasta que lo pierde. Y entonces comienza la lucha. No somos seres pasivos, pues si bien los miras mientras me lees, tu corazón sigue bateando. ¿Cuánto estás dispuesto para tu próximo home run? ¿Hasta dónde quieres llegar hoy? ¿Dejas espacio para la creatividad?

Inconmensurablemente, el individuo destina gran parte de su vida para aprender y luego darse cuenta que tiene que desaprender lo aprendido para volver a aprender. es la paradoja del hámster. Pero el hámster no sólo vive de dar vueltas y vueltas como el humano que va al centro de la ciudad a dar vueltas y vueltas, y con ello cree que adquiere inteligencia en un devenir de cada día. Y al día siguiente vuelve a hacer lo mismo y a esto lo llama progreso.

El hámster, sin embargo, se construye su propia casa: le das heno y algodón y crea su nido cual pájaro que no ha tenido que ir a la universidad para aprender a respirar. El mundo se está avezando hacia contenidos que nos enseñan incluso a respirar y a andar. De pequeños nada de esto pasaba. Pero ahora la moda es analizarlo todo, destruirlo y volver a comenzar. Para muestra, un botón: Hacemos una casa en un terreno, tiramos esa misma casa para hacer un edificio y al poco tiempo lo volvemos a derruir para dejar un jardín. Mirad si no las obras públicas: siempre estamos destruyendo la naturaleza, construyendo la selva y la volvemos a destruir para volverla a construir. En definitiva, la rueda del hámster. ¿Por qué no seguir una trayectoria, sea la que sea, pero seguirla? Siempre queremos cambios y cambios sobre cambios. Nos ponemos cirugía estética pensando que podemos mejorar la obra del Creador. Un cambio, cualquier cambio, no deja de ser una cirugía estética más. ¿Cuándo aprenderemos a mirar desde dentro? Olvidemos ya el discurso del cambio. Aprende a conocerte. Aprende a valorarte. Quizá así se cumpla lo que dijo Gandhi: “Sé el cambio que deseas ver en el mundo“. O en palabras de Kennedy: “No te preguntes lo que tu país puede  hacer por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu país“.

Ése es el verdadero cambio: el cambio en ti mismo, porque es el cambio definitivo, en una sola dirección; no un cambio más ¿Qué puedes mejorar de ti? ¿Cuál es tu próximo reto? Es hora de armarte de valor y descubrir tu propósito de vida. A esto quiero añadir algo muy esencial: tu propósito es tu meta; tu meta es tu pasión. Descubre qué hay en ti, qué te motiva y hallarás aquella simiente que te permite vivir con dignidad. No se trata de ser ricos ni pobres, de ser altos o bajos, de ser feos o guapos; simplemente se trata de ser.

Marintalero

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: