CAPTURA LA VISIÓN

30 11 2016

captura-la-vision_010

LA REALIDAD ANTE EL ESPEJO

En términos de Baruch Spinoza, en cuanto a la metafísica de la persona, el conocimiento de la visión se lleva a cabo a través del Dios geométrico: Tal como es arriba, es abajo (a modo de la “Piedra Roseta” egipcia). ¿Con qué visión nos quedamos?

Si optamos por la visión de abajo, atisbamos el reflejo de una realidad. Si por el contrario, optamos por la visión de arriba, cabe la certeza de que se trate de la mera realidad.

No obstante, a veces, en el transitar de nuestra experiencia por la vida, necesitamos enfrentarnos a nuestros miedos. De ahí, la apología del gato frente al espejo que se ve como un león.

En este sentido, el león representaría la imagen que se tiene de uno mismo, cual mito de la caverna de Platón.

Pero si hay algo que impulsa y motiva al ser humano sobre la tierra es el hecho de romper mitos, de romper molduras, de romper límites y hasta incluso de batir records.

En consonancia, no estamos preparados para romper límites, si entendemos por éstos al reflejo de la realidad. Es decir, que cuando nos miramos en los ojos de otros, renunciamos a nuestro interior.

Así, en términos de Raúl Santandreu o bien de Boule, se entiende que en la renuncia está el camino de la felicidad. Y ¿qué es la felicidad?

La felicidad es algo momentáneo, efímero. Y lo que persigue el ser humano es algo perdurable, que transcienda, algo que pueda legar a las futuras generaciones.

Si entendemos por “futuras generaciones” a aquellas que vienen detrás nuestro, pisando fuerte y superándonos en todo lo que hacen, entonces el legado que podemos dejar es prácticamente vacío, dada las circunstancias de la tecnología y de su avance imparable.

Ahora bien, si unimos al concepto de “futuras generaciones” el otro término de “legado”, puede ser que sí podamos dejar un legado si nuestros sueños van más allá de las próximas generaciones. Cabe entender, también, que cuantas más generaciones pasan, más evolucionadas estarán; con lo cual, nuestro legado será prácticamente imperceptible.

Entonces, ¿qué “legado” podemos dejar?. Aquel legado que esté alineado con nuestros sueños. Tener sueños no es lo mismo que vivir una vida de ensueño.

Tras esta primera acepción, cabe distinguir al propio sueño en sí. ¿Qué es el sueño?

Desde el punto de vista no-metafísico, esto es, fisiológico, el sueño es una manifestación mental que se expresa en imágenes. Estas imágenes pueden o no hacerse realidad, en función del empeño que procures proponerte para que sean reales y efectivas.

Ahora bien, desde otro punto de vista, desde el punto de vista metafísico de Spinoza, la definición de sueño va más allá: el sueño es un estímulo. Es algo que va más allá de la propia Psicología, esto es, va más allá de la propia información almacenada en la memoria.

¿Qué es en sí el sueño? ¿Será la propia realidad? ¿Qué es entonces, la realidad? ¿Será el propio sueño? Seguimos en la dicotomía de saber distinguir la imagen real que se refleja en el lago.

¿Y si en vez de distinguir una imagen real de aquélla que no lo es, nos centramos en el punto de equilibrio, en el cual contemplar las dos imágenes pues ambas pertenecen a la realidad? Entonces es cuando hacemos trabajar a los dos hemisferios cerebrales.

Es en este sentido apuntado finalmente, que podemos aducir entonces que ya no tenemos una visión lateral de los lóbulos laterales, en caso de que trabajemos con los dos hemisferios cerebrales. En este caso, entendemos que el lóbulo frontal es el encargado de procesar esta información de fusión de dos imágenes, en base al núcleo ortimáxico central del sistema visual.

¿Dónde queremos llegar con este post?

Muy sencillo. A veces nos quemamos las pocas neuronas que tenemos averiguando la “realidad” que subyace en nuestro interior. Y dirigimos nuestras acciones hacia donde consideramos han de ser dirigidas. Pero olvidamos que la naturaleza es sabia. Ella sabe muy bien que, si la escuchamos, tenemos a nuestro favor el 80% del camino andado. El resto, es hacer camino.

La próxima vez que te halles ante una disyuntiva, no sigas el camino del corazón ni el de tu cerebro; sigue los dos mediante Inteligencia Emocional.

Es entonces en la Inteligencia Emocional de Goleman donde está la sede de las pasiones, donde está la memoria emocional, donde está el gestor de las emociones, donde está la propia naturaleza de la inteligencia emocional. Quiere decirse, que las emociones pueden regularse y pueden medirse. No hay que perderse, pues, en el maremagnum de las emociones, sino más bien gestionarlas para poder extraer respecto a ellas una enseñanza a nuestro favor. Con lo que alcanzamos la competencia emocional. Como humano, confía en tu naturaleza.

Para comprensión más detallada del tema, os dejo con una cita: “El hecho de que el cerebro emocional sea muy anterior al racional y que éste sea una derivación de aquél, revela con claridad las auténticas relaciones existentes entre el pensamiento y el sentimiento” (Daniel Goleman: Inteligencia Emocional, p. 31).

Quiere decirse, a mi entender, que hay confusiones conceptuales en las capacidades de interpretar un mismo elemento, incluso si el que captura la visión es un sólo individuo; esto es, sin atenernos a los conceptos de todos y cada uno de los individuos que puedan aportar su propia visión sobre un asunto o una realidad concreta, en un momento dado de la experiencia y desde el prisma conceptual de cada uno de ellos. Es lo que en términos de John Locke, se considera una “interpretación alternativa” de varios elementos sobre una misma realidad.

Aquí no. Aquí se trata de la visión de un individuo, de cómo interpreta esa visión y, lo que es más importante, si cabe, de cómo transfiere dicha visión. Todo esto es importante, en la medida en que se trata de la visión de un individuo, porque el visionario, el que captura la visión, al momento de transferirla la ha de plasmar lo más fidenigna posible. No es su visión; es la visión. La visión de una empresa, por ejemplo.

Finalmente, un par de apuntes más, si me apuran. En concreto, en síntesis apretada, cabe contemplar la visión bajo dos prismas diferentes: uno, desde la competencia emocional (20%); y otra, muy distinta, desde la memoria emocional. Y es aquí, en la memoria emocional, donde cabe la mayor parte del trabajo emocional (80%). Hay tres fuentes de sentimientos que interpretan toda información que entra en el ser humano por los cinco sentidos y dan sentido a lo que percibimos. Los sentimientos se viven y sólo podemos experimentarlos al tiempo en que se viven y no se gestionan. Cuando un sentimiento es acumulable y de hecho puede acumularse, se produce una emoción, como suma de sentimientos, que es la que estrictamente se puede gestionar: la propia emoción.

La memoria emocional, pues, a modo de como se dota de memoria al sistema inmunitario para que haga frente a futuros invasores (tema apasionante de otro post), la memoria emocional, digo, te permite discernir entre las tres fuentes del sentimiento. En principio, cabe recabar que la emoción es la transformación de los sentimientos. Un sentimiento que no se transforma, no es emoción. Las emociones son las expresiones exteriores de los sentimientos acumulados y formados en las áreas de la imaginación y la visión

En definitiva, en fin, las tres fuentes del sentimiento, son: una, nuestra propia historia (33,33%); dos, la cultura (33,33%); y tres, las experiencias (33,34%). Sólo podemos controlar nuestra propia historia, pues la cultura pertenece a los demás y las experiencias pertenecen al universo en que vivimos y desarrollamos nuestro ser. Como véis, no somos cultos ni experimentados; sólo tenemos una historia y sólo una.

¡Desde el respeto hacia el respetio, un cordialísimo saludo para todos y para todas!

Marintalero

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: