Frustación, motor de Impulso

30 01 2017

Resultado de imagen de frustración

COMPORTAMIENTO HUMANO

Dentro del comportamiento humano también existe la frustración, a la que no prestamos demasiada atención; pero nos puede ocasionar las peores trastadas. ¿Qué es la frustración? La frustración es la imposibilidad de satisfacer una necesidad o un deseo; pero también, es un sentimiento de tristeza, decepción y desilusión que esta imposibilidad provoca. Al tratarse de un sentimiento de tristeza, la frustración suele incubarse en el mundo de las emociones, en el estado emocional de la personas. ¿Cómo, entonces, podemos percibir la frustración para gestionarla a nuestro favor y lograr que sea motor de nuestros logros? Mediante el entrenamiento de nuestra mente emocional.

EJERCICIOS PARA ENTRENAR TU MENTE EMOCIONAL

Hay cinco simples ejercicios que pueden ayudarte a desarrollar tu mente emocional: 1) Es necesario conocerse a uno mismo, con lo cual, debes preguntarte qué deseas para el día de hoy y qué para el día de mañana. Así, cuando llegue la noche, puedes analizar cómo te has sentido a lo largo de la jornada. Este ejercicio no sólo mejora tu memoria ya que cada vez que lo practicas te acuerdas de más cosas, sino que también te prepara para gestionar tus emociones y, en este caso, tu frustración como sentimiento de tristeza. Por lo demás, cabe aducir que no hay mayor batalla librada por el ser humano, que la batalla consigo mismo. En cuyo caso, si libras la batalla y ganas, sales reforzado de tal forma, que no hay nada ni nadie que detenga tu alegre marchar y puedes conseguir cuanto te propongas, por muy alto que el reto represente.

2) Regula tus emociones, pues sólo así no te dejas manipular ni llegas a acudir a respuestas cargadas de ira, enojos y sinrazones de rabia. Cuando nos dejamos manipular por la rabia, por ejemplo, perdemos todo control sobre nosotros mismos. Por tanto, ante una persona descontrolada, lo mejor es salir de ese escenario hasta que la persona se calme. No intentes calmarla, porque es peor. Por lo demás, antes de actuar, piensa. Más vale dejar que el leño de la ira se consuma sin aportar más leños secos, porque así sólo quedarán cenizas. No abones la ira de los demás ni alientes sus frustraciones. Una cosa más a tener en cuenta en este punto: razona y analiza la situación, antes de actuar ante una mente con cerebro desbocado por la pasión nefasta. Aprovecha tu pasión para trabajar tu equilibrio interior.

3) Usa la empatía a tu favor, pues nos es más fácil ponernos en el lugar o en los zapatos de otras personas que  os transmiten pensamientos positivos, que aguantar gritos, calumnias, palabras altisonantes y soeces. Por tanto, el recuperar tu equilibrio interior te permite escuchar sin decir nada, aún cuando tengas todo a tu favor por decir. Es la mejor forma de tranquilizar a las personas iracundas y acallar su emoción negativa. Por lo demás, ¿tratas de empatizar con quien te incomoda? La empatía es la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos o emociones de otra persona. Si empatizas con alguien iracundo, no sólo te pones a su nivel, sino que también avivas la llama de su ira; con lo que las consecuencias pueden ser desastrosas.

4) Automotívate, pues en una situación de crisis es conveniente apartarte de todo lo negativo que rodea la ira; con lo cual, mira el lado bueno de las cosas, dejando de lado lo negativo de la persona iracunda. Hay un dicho popular que aprendí desde pequeño y que ilustra lo que queremos tratar de decir: “No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista”. Quiere decirse, que no siempre hay maldad en las personas, sino que también hacen el  bien; y que las personas malas no siempre hacen maldades, porque su cuerpo no lo resiste. En toda maldad hay algo de bondad. Debes dar a las personas la capacidad de recuperarse de sus penas, de sus dolores y sinsabores que a veces rodea sus días. Debes darle un espacio de libertad, de creatividad, de que se puedan reconfortar y conciliarse consigo mismas. Sin una ilusión no vale la pena vivir: la vida parece un mártir sin fin.

5) Respáldate en tus habilidades sociales, no sólo cuando sepas escabullirte del embrollo que te montan las personas iracundas, sino también a posteriori cuando puedes hablar con ellas calmadamente. Habilidades sociales importantes en este ámbito vital: la tolerancia, el respeto, el diálogo. El saber escuchar: escucha activa. Tener paciencia. Por lo demás, ofrece una caricia, pues las personas iracundas suelen haber tenido una infancia difícil, quizá con escaso cariño y nula protección; con lo cual, crean en sí una coraza que no permite comunicación alguna. También es cierto, y cabe aquí concebirlo, que las personas iracundas necesitan de nuestro aprecio, de nuestro espaldarazo e incluso de un abrazo. Queda por añadir una apreciación más para tratar con personas iracundas: busca y ofrece emociones positivas, pues estas personas necesitan de nivel emocional alto; y no sólo eso: también necesitan de que se les escuche un poco mejor; pero también, de que con tu felicidad puedes hacer felices a los demás.

¡Un cordialísimo saludo para todos y para todas, desde el respeto hacia el respeto!

Marintalero

http://marintalero.wixsite.com/ricardo-marintalero

 

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: