Aprendiz de Líder

5 05 2017

Resultado de imagen de aprendiz de lider historias creative commons

UN LÍDER ES UN APRENDIZ TODA SU VIDA

Hace unos cuantos siglos, en la Europa Occidental del s.V surgió una antigua civilización de líderes en distintos países simultáneamente (Sumeria, Babilonia, China y Grecia) que incursionaron en organizaciones militares y eclesiásticas (Reina Isabel la Católica, Cid Campeador, Don Pelayo, Abderraman III, Leovigildo, Fernando II de Aragón, los treinta reyes de Shang, los del imperio babilónico, los de las ciudades estado de Sumeria y los grandes personajes históricos de Grecia, entre otros). Llegada la Edad Media e iniciada la Revolución Industrial, se identificaron las características del líder.

No obstante, las primeras teorías sobre liderazgo datan del año 500 A.C. en que Confucio recorrió gran parte de la China tratando persuadir a otros líderes; y algunos documentos de la civilización sumeria que datan entre el siglo L y el XLIX a.C. presentan pruebas sobre liderazgo.

Con la evolución humana se exaltan acciones llevadas a cabo por dirigentes de gobiernos, de empresas, equipos deportivos, así como agrupaciones de personas de diferente índole de los consabidos gremios.

Los gremios eran asociaciones religiosas de origen europeo, implantados también en las colonias, que agrupaban a los artesanos de un mismo oficio (al cual se accedía siendo aprendiz). Los gremios surgieron en las ciudades medievales hasta finales de la Edad Moderna (cuando fueron abolidos).

Los líderes, con su esfuerzo, registran momentos en la historia desde sus formas de organización más primitiva en un interesante hito reparador. Los comienzos del liderazgo fueron sangrientos y evolucionó hasta un conjunto de habilidades gerenciales y directivas que influyen en la forma de ser y actuar de las personas y grupos.

El líder que llevamos dentro

El líder que llevamos dentro, por ende, se fragua desde la violencia de las armas hasta un liderazgo más pacífico (que tiene su exponente máximo en Mahatma Gandhi) y educativo (Dale Carnegie, del que se desprenden todos los libros de autoayuda que coronan nuestros tiempos).

Por ende, no se trata de sólo sacar lo mejor de cada uno de nosotros (que también), sino que la importancia primordial de este proceso es determinar el líder cualificado para cada acción y proyecto. Quiere decirse, que si arrastramos toda una violencia interior que se magnifica y purifica en un ambiente pacífico y cultural, cualquier ser humano lleva en sus genes esa lucha interna (incluso consigo mismo) que arde como fuego. Nos corresponde, entonces, sacar o extraer lo mejor de cada líder para nuestra organización.

De ahí, que nos movamos en ambientes positivos en ese despertar de las organizaciones en un crecimiento sostenible. Pero también, cabe admitirlo, es posible procesar cuanto negativo emerga de un líder y transformarlo en positivo. De hecho, la primera lección de liderazgo desde el correr de los tiempos radica en la lucha consigo mismo y vencer. Porque una vez conseguida esta proeza, nada ni nadie nos detiene. Ya que el liderazgo, como el coaching, transforma vidas (comenzando por la propia).

Así, pues, la persona que asume la responsabilidad de “pensar diferente” (Steve Jobs) conlleva a una actitud de gestión de equipos. Con lo cual, cualquier gestión de equipos se basa en tres pilares: conocimiento, motivación y habilidades, como aptitudes imprescindibles para desarrollar y mejorar las capacidades, fijando objetivos claros, metas y retos.

Gestión del conocimiento

El conocimiento es la facultad del ser humano para comprender por medio de la razón la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas. La gestión del conocimiento por ende es una disciplina, una nueva cultura empresarial, que tiene su principal activo en compartir información y experiencias entre individuos y grupos, en un propósito común de mejora del desempeño. Planteadas así las cosas, ¿cómo comulga el conocimiento (arte de conocer) con la motivación y las habilidades necesarias para cultivar y desarrollar el arte de conocer?

Gestión de la motivación

La motivación es la acción de motivar a una persona (motivar: cosa que anima a una persona a actuar o realizar algo). La motivación entra en juego mediante la sistematización del comportamiento (vid.: teorías del comportamiento de Douglas McGregor y Herbert Simon, entre otros; incluida la teoría del comportamiento organizacional o teoría behaviorista, que refiere una nueva visión y nuevo enfoque dentro de la teoría administrativa). Entonces, ¿cómo lograr cultivar las habilidades desde la motivación y el conocimiento?

Gestión de la habilidad

La habilidad es la capacidad de una persona para hacer una cosa correctamente y con facilidad. De ahí que, en cuanto a la habilidad se refiere, hacemos mención a dos tipos de habilidades: habilidades cognitivas (conocimiento o arte de conocer; conocimientos culturales y técnicos) y habilidades sociales (pericia; vid.: Teoría del aprendizaje social, de Albert Bandura). Como fusión de ambas habilidades, la cognitiva y la social, se alza una teoría liderada por Louis L. Thurstone, en su Teoría de las Habilidades Mentales Primarias (que se conjuga en la Teoría de Habilidades del Pensamiento, la cual permite un aprendizaje propicio para el ejercicio de las habilidades para la vida a través del pensamiento [una línea seguida por John Maxwell]).

Teoría del aprendizaje

En puridad, en suma, el conocimiento, la motivación y la habilidad conforman las diferentes teorías del aprendizaje (Jean Paget, Ivan Petrovich Pavlov, John Broadus Watson, Burrhus Frederic Skinner, Albert Bandura, Edward L. Thorndike, entre otros), que nos ayudan a comprender (conocimiento), predecir (motivación) y controlar (habilidad) el comportamiento humano. Es decir, trata de explicar cómo los sujetos acceden al conocimiento que necesita motivación y habilidad para ser efectivo. Con lo cual, el objeto de estudio del aprendizaje se centra en la adquisición de destrezas y habilidades, en el razonamiento y en la adquisición de conceptos.

Ahora bien, en base a la evolución histórica del liderazgo, si un líder es una persona que no deja de aprender -conocimiento- y sorprenderse -habilidad- (Albert Einstein decía que se asomaba al conocimiento con la curiosidad [imaginación: motivación] de un niño), significa que podemos predecir -motivación-, en función de la capacidad del líder para controlar sus impulsos -inteligencia emocional- cómo se comportará un niño cuando sea adulto (Eduard Punset). En otros términos, significa que podemos predecir, en base a la evolución histórica del liderazgo, cómo será el líder que se hace a sí mismo.

Si me apuran, en síntesis apretada, un verdadero líder se crea a sí mismo cuando entiende que puede hacer las cosas que pocos o nadie hace. Porque se atreve a hacer las cosas con su propio estilo. Porque su tendencia es la conexión con el equipo. Porque está listo al saber los pasos que hay que dar. Cuando gana confianza. Cuando realmente no piensa en sí mismo como un líder, sino que los demás le aceptan como tal sin siquiera proponérselo. Porque tiene la capacidad de llegar a ser la mejor versión de sí mismo.

¡Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo para todos y para todas!

Marintalero

fondos-de-pantalla-blanco06

Anuncios

Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: