Cómo gestionar las emociones negativas

26 08 2018

MIT

Nadie tiene el derecho de decirle a otro que no hay para tanto, que no hay que llorar, que no debe enfadarse… Sea cual sea el estado emocional que atraviesa un niño siempre debemos darle el permiso para vivirlo

Mercè Colanga

5 EMOCIONES BÁSICAS

Las emociones son ventajas adaptativas de la naturaleza. Entre las emociones básicas, tenemos tres negativas (ira, miedo, tristeza) que, junto a las positivas (amor, alegría) configuran enjuto o en conjunto la gama de colores de nuestra paleta de emociones. El resto de colores del arcoiris emocional viene determinado por la mezcla de las emociones básicas plasmadas en el lienzo de tu vida. Así, por ejemplo, la pérdida de un ser querido es la mezcla de ira, miedo y tristeza que, justamente, coinciden con las emociones básicas negativas.

¿Cómo gestionar las emociones básicas negativas?

Para gestionar las emociones básicas negativas y encararlas de forma sostenible en el mundo emocional con todas sus tonalidades, sin temor a visitar las constelaciones emocionales oscuras y llegar a hacerlas constructivas, conviene llevar a cabo la técnica de los 4 pasos (recomendada por Mercè Colanga, La fuerza de la gravitación emocional):

Paso 1. Date permiso para reconocer y sentir lo que sientes de esa emoción que forma parte de ti, hurgando en tu cerebro reptiliano de tu memoria emocional.

Paso 2. Identifica y da nombre a aquello que sientes mediante una etiqueta que le quieras poner y que se adapte a lo que sientes en ese preciso momento.

Paso 3. Traduce la información etiquetada que contiene cada emoción e incorpora esta comunicación hacia el mapa mental de tu conciencia, pasándola por el filtro correspondiente en el centro de operaciones del sistema límbico donde residen las emociones.

Paso 4. Desde tu conciencia, con este filtro, actúa en consecuencia y ofrece vías alternativas de solución objetivas.

Si evitamos estos 4 pasos, seguiremos reproduciendo patrones de conducta por la vida.

La idea es dar permiso a la emoción y poner límites, eso sí, a la conducta. Decir “no te enfades” no sirve. Podemos ayudar en lugar de eso diciendo: “Yo a veces también me enfado”, pero a la vez impedir que un niño rompa un juguete o pegue a su hermanita.

No afrontes una emoción negativa en el momento en que se produce; espera 24 horas para comenzar a gestionarla desde la perspectiva y de forma objetiva.

En síntesis apretada, para gestionar emociones negativas y traducirlas en emociones útiles, primero date permiso para reconocer que eres un ser emocional; en segundo lugar etiqueta la emoción, ponle un nombre a tu estado anímico; en tercer término traduce, traslada o interpreta ese estado anímico; y por último gestiona tu emoción desde la perspectiva, como si no se tratase de ti.

Eres un ser emotivo, pero no eres la emoción.

¡Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo para todos y para todas!

Marintalero

fondos-de-pantalla-blanco06

 


Acciones

Information

Déjanos tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: